2012, un año de retos en la gestión de riesgos agropecuarios

Sólo el sector agrícola registró pérdidas por más de 572 mil millones de pesos, inversiones que de haber estado aseguradas sólo hubiera implicado un esfuerzo fiscal de 27 mil millones de pesos.

 

El principal desafío de la Dirección de Riesgos Agropecuarios que empezará a funcionar en el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural este año será la continuación y consolidación del fuerte impulso que, durante el último periodo, el Ministro Juan Camilo Restrepo le ha dado a la generación de la política, normativa e institucionalidad que requería con urgencia el país, para hacer de la administración de riesgos un factor de desarrollo agropecuario, objetivo que aún plantea enormes retos. 

En la agenda de esa Dirección, debe estar el diseño y puesta en marcha de políticas específicas y sostenibles en el tiempo para la gestión de los riesgos, que permitan generar sistémica y continuamente cobertura a la gran exposición que tienen muchos productores del sector a fluctuaciones de tasas de cambio, precios de  commodities  y cambios climáticos extremos.

Los 7.000 millones de dólares de exportaciones agropecuarias y agroindustriales que se estiman para este año tendrán un alto riesgo cambiario que sugiere la continuación y fortalecimiento del programa de cobertura que se implementó desde el 2010 y que durante el 2011 mostró una gran eficiencia, pues con sólo 47.227 millones de pesos se logró cubrir exportaciones por 717,74 millones de dólares a través de la compra de opciones put, donde el Gobierno subsidiaba hasta 80 por ciento de la prima.

Las altas volatilidades de los precios internacionales de los  commodities  agropecuarios esperadas para el 2012 y los años venideros, le plantean al Gobierno la necesidad de replicar mecanismos de cobertura similares a los que ha desarrollado para el precio del maíz amarillo tecnificado por medio de opciones put de la Bolsa de Chicago, subsidiando la mayor parte de la prima.

Con una inversión de solo 1.878 millones de pesos en este instrumento se ha logrado en cinco meses cubrir la caída del precio de una producción de 27.400 toneladas. 

La generalización de esta alternativa bursátil permitiría, entre otras cosas, sustituir la ineficiencia que representa la cobertura a las fluctuaciones del precio del algodón mediante el valor mínimo de garantía que le ofrece el Gobierno a los productores desde el 2001.

En tal sentido, asegurar un precio de 5 millones de pesos por tonelada de las 14.900 toneladas de la cosecha del interior del segundo semestre del 2011, le costó al fisco nacional 10 mil millones de pesos, sin embargo, por esta vía los productores tuvieron grandes pérdidas dado que el precio cayó 33 por ciento.

Si esos 10 mil millones de pesos se hubieran destinado a la financiación de opciones en la Bolsa de New York, incluso subsidiando el 100 por ciento de la prima, se habrían evitado la totalidad de esas pérdidas.

El 2012 debe ser el año en que se empiecen a revertir los precarios indicadores del uso del seguro agrario en el país, en este periodo se han de recoger los frutos del esfuerzo del Estado en esta materia, dejando de acreditar el más bajo índice de aseguramiento agropecuario de Latinoamérica, pues se tiene sin asegurar el 99,2 por ciento de las 4,9 millones de hectáreas sembradas, cuando países como Argentina y México, con mucha mayor área cultivada, registran índices cercanos al 50 por ciento de cobertura.

En el 2011 se dio el marco normativo e institucional que activará ineludiblemente la oferta y demanda del seguro, en esa dirección, la ley del plan de desarrollo 2010-2014 contiene artículos que flexibilizan los riesgos subsidiables, permite destinar recursos del programa Desarrollo Rural con Equidad (antiguo Agro Ingreso Seguro) para subsidiar las pólizas si en un momento dado, no alcanzaran los del Fondo Nacional de Riesgos Agropecuarios, y lo más importante de todo, es que esta ley permite que aseguradoras radicadas en el exterior puedan emitir pólizas agropecuarias en Colombia.

Adicional a esto, la Comisión Nacional de Crédito Agropecuario determinó que a partir del segundo semestre del 2012, obligatoriamente, para acceder a los servicios de Finagro se deberá certificar la póliza del área objeto de financiación, lo cual se dará inicialmente con los cultivos de ciclo corto y la siembra y renovación de cafetales; en el 2013 se extenderá la medida a los cultivos de mediano y tardío rendimiento, así como a las actividades de producción pecuaria. 

Consolidar este año el desarrollo del seguro agropecuario tiene especial relevancia después de conocerse que las dos últimas emergencias invernales dejan al sector agropecuario con pérdidas por 1,4 billones de pesos. 

IVÁN DARÍO ARROYAVE AGUDELO 

PRESIDENTE BOLSA MERCANTIL DE COLOMBIA

http://www.portafolio.co/opinion/los-retos-materia-agropecuaria-colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: