Carestía mundial de comida aún no afecta a Colombia

El maíz y la soya han alcanzado nuevos precios récord en los mercados, debido a la sequía que afecta al ‘cordón cerealero’ de EE. UU.

El mismo fenómeno climático tiene un efecto similar en el trigo y la cebada, al otro lado del mundo, en la región del Mar Negro.
Así, estas cuatro materias primas que importa Colombia llegarán más caras, lo que se traduciría en una mayor carestía en los precios de algunos alimentos.
De forma indirecta en las carnes de pollo y cerdo, pues esas materias primas tienen como compradores a la industria de alimentos balanceados y, luego, a los ganaderos como sus clientes; como último eslabón, el consumidor final.
Carlos Maya, gerente de la Asociación Colombiana de Porcicultores (ACP), considera que los altos precios de las materias primas no se verían reflejados en los bolsillos de los consumidores, sino más bien en los costos de producción de los porcicultores.
“Los precios de la carne de cerdo se rigen por la oferta y la demanda, no por los costos de los productores”, destacó Maya.
Vale la pena destacar que el alimento balanceado es el 75 por ciento de los costos de producción de las crías de cerdos, pero creemos que subirá el 10%”, aseguró Maya.
En cuanto al trigo, el segundo cereal más importado por Colombia, su precio sí incidirá directamente en el consumidor, si bien no en el precio, será en el peso del pan.
Jairo Ramírez, presidente de la junta directiva de la Asociación Nacional de Industriales de la Panadería y Alimentos Complementarios (Anipán), cree que este efecto se comenzaría a sentir ya para mediados de septiembre.
¿La razón? La industria molinera cuenta con inventarios comprados a precios relativamente bajos, pero los nuevos están llegando caros.
En las cinco principales ciudades del país (Bogotá, Cali, Medellín Barranquilla y Bucaramanga) funcionan 11.702 panaderías.
Acerca del tema, el departamento de estudios económicos del Banco de la República considera que la afectación en los bolsillos de los consumidores demora entre 15 y 20 meses en verse reflejado.
Sin embargo, el impacto no es total; por ejemplo, de lo que suba el precio del trigo, efectivamente, el 40 por ciento tocará el bolsillo del consumidor, mientras que para el caso de la soya, será el 70 por ciento.
Este último caso sería para el precio de los alimentos balanceados que consumen las industrias avícola, porcícola y la ganadería especializada.
Juan Carlos Domínguez
Redacción de Economía y Negocios
http://www.portafolio.co/internacional/carestia-mundial-comida-aun-no-afecta-colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: